ESTADOS POTENCIALES EN MÉXICO PARA LA PRODUCCIÓN Y CONSUMO DE FRIJOL BIOFORTIFICADO CON HIERRO Y ZINC

  • Rocío Ramírez-Jaspeado Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo. Texcoco, Estado de México, México
  • Natalia Palacios-Rojas Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo. Texcoco, Estado de México, México
  • Marilia Nutti Centro Internacional de Agricultura Tropical, HarvestPlus. Cali, Colombia
  • Salomón Pérez Centro Internacional de Agricultura Tropical, HarvestPlus. Cali, Colombia
Palabras clave: Biofortificación, desnutrición, hierro, leguminosas, micronutrientes, zinc

Resumen

A nivel mundial una de cada tres personas padece al menos una forma de malnutrición como desnutrición, sobrepeso u obesidad. En México, a pesar de las intervenciones de salud pública para incrementar la ingesta de micronutrientes como el zinc, la desnutrición crónica aún representa 13.6 %, mientras 23.3 % sufre anemia, causada principalmente por deficiencia de hierro. El frijol (Phaseolus vulgaris) es el segundo cultivo que más se produce y consume, después del maíz (Zea mays L.), con una ingesta promedio anual per capita de 10 kg. La biofortificación podría contribuir a reducir la desnutrición en zonas rurales y marginales al incrementar la ingesta de micronutrientes sin modificar los patrones de consumo. El objetivo de este estudio fue priorizar los estados del país para la intervención con frijol biofortifcado con hierro y zinc, según su mayor impacto potencial, mediante el Índice de Priorización para Biofortificación y las condiciones de biofortificación, basados en producción, consumo y deficiencia de micronutrientes. Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Veracruz, Campeche y Tabasco deberían ser priorizados para la intervención con frijol negro biofortificado, mientras que Baja California Sur y Sonora para frijol pinto bioforificado; Guanajuato y Tlaxcala son prioritarios para frijol claro biofortificado.

Publicado
2020-03-29
Sección
Artículo Científico